Consejos, Reportajes

Ambientación musical para una tienda: Claves para diseñarla

Ambientación musical para una tienda: Claves para diseñarla

El asesor Celestino Martínez y autor del premiado blog Comunico, luego Vendo analiza en su web la importancia de la música en la ambientación de una tienda.

La semana pasada estuve hablando de la ambientación musical que se utiliza en las tiendas y he pensado que sería una buena idea ofrecer algunas claves para ayudar a que los gestores de las tiendas puedan diseñar la selección más ajustada a las necesidades de su negocio.

Como decía, estuve hablando de audio marketing para una serie documental centrada en el mundo de la ópera que se estrenará en Marzo en televisión y que se emitirá en varios países. Para ello, me entrevistaron en elCentro Comercial Gran Vía 2, en Barcelona, en cuyo hall había instalado un piano, al lado del cual me esperaba Ramón Gener. Este exbarítono es el presentador de “This is Opera”, una serie documental que trata de acercar el mundo de la ópera a todos los públicos, como lo ha hecho la serie Ópera amb texans (Ópera en vaqueros) en el canal cultural de TV3, también presentado por Gener con notable éxito.

El interés de los productores del documental era el de mostrar los efectos de la música, especialmente la música clásica y más concretamente la de Tschaikovski, en los entornos comerciales y cómo ésta afecta a la conducta de los compradores.

¿Porqué es importante la ambientación musical en una tienda?

Cuando las personas escuchamos música que nos resulta agradable, nuestro cuerpo aumenta la producción de endorfinas, llamadas también “hormonas de la felicidad” porque aumentan la alegría y disminuyen el dolor. Evidentemente, este estado facilita nuestra disposición a comprar. Sin embargo, esto no funciona con toda la música, y sus efectos pueden cambiar en función del ritmo, de la calidad del sonido, el volumen al que se reproduzca y, muy especialmente, de lo adecuadas que sean las sensaciones que provoca la ambientación musical para el tipo de producto que se venda y el público objetivo al que se dirija la tienda.

Si se combinan adecuadamente estos elementos, la ambientación musical tendrá un efecto positivo incluso antes de que el cliente entre en la tienda, ya que lo atraerá y hará que aumente su predisposición a comprar. El peligro de una ambientación musical descontrolada es que puede repeler al cliente antes de que entre y hacer molesta su visita ya que, como pasa con el marketing olfativo, no se puede dejar de escuchar o de oler.

Ambientación musical y cliente

Como en casi todas las decisiones que hay que tomar en una tienda, hay que comenzar por conocer bien al cliente objetivo: edad, intereses, motivaciones, aficiones, referentes, etc. Cuanto mejor conozcamos al cliente objetivo y cuanto más concreto sea éste, mejor.

Una vez conocido el cliente objetivo y definida la propuesta de valor que queremos ofrecerle, habremos de decidir el tipo de relación que vamos a tener con él. En función de todo ello se establecerá el look & feel de la tienda, es decir, los elementos que propician la generación de la experiencia de cliente deseada.

Algunos de los elementos que componen el look & feel pueden querer recrear una localización geográfica, como París, un entorno natural, como una playa, un recinto, como una cabaña en el bosque, un templo budista, una pasarela de moda o cualquier otro que se considere más conveniente. Parece claro que la ambientación musical quedará condicionada por cualquiera de estas elecciones. Incluso alguna de las opciones puede parecer bastante obvia, como la de París, que utilizaré como ejemplo.

Ambientación musical y sensaciones

Pudiera parecer, entonces, que sería acertado utilizar música tradicional francesa, o lo que un extranjero asocia a la música tradicional francesa, para la ambientación musical de una tienda que trata de trasladarnos a París, pero debemos afinar más la selección en función del público objetivo y de la sensación que queramos provocar en ellos.

Tenemos que partir de que la música tiene que resultar agradable para el cliente objetivo. Esto no significa que la música seleccionada deba resultarle familiar, ya que entonces podría estar asociada a ciertas sensaciones no deseadas, como la melancolía. No obstante, puede ser eso lo que se busque si, por ejemplo, vendemos antigüedades, productos vintage o el posicionamiento de la marca así lo requiere.

Por otro lado, el ritmo de la música es importante porque también produce unas sensaciones que serán más adecuadas para unos u otros productos. La música de ritmo rápido tiende a provocar una aceleración en la conducta del comprador y tenderá a tomar decisiones más rápidas o a comer más rápido. Esto puede ser aplicable para aquellos productos que no requieran de una decisión reposada, como una tienda de moda juvenil. Sin embargo, el ritmo rápido, sobre todo si el volumen es elevado y el sonido estridente, puede molestar al cliente ya que le dificultarán la toma de decisiones con cierto nivel de reflexión o el disfrute de una buena comida, por lo que puede tomar la decisión de abandonar la tienda sin comprar aunque, seguramente, no será consciente de que la (desacertada) ambientación musical ha sido el culpable de su conducta.

Por ello, para aquellos procesos de compra que requieran de una estancia relajada podría ser más recomendable recurrir a un tempo más lento o, incluso, a música clásica que, según algunos estudios, mejora la capacidad de concentración y baja la presión arterial, aunque hay que estar muy seguro de que esa es la elección correcta.

Algo más que “poner música”

Como se puede observar, el proceso para diseñar una buena ambientación musical es complejo. Las posibilidades son múltiples y se necesita un gran conocimiento musical, del cliente y de la marca, además de mucho trabajo para diseñar una ambientación musical adecuada, al que hay que añadir la parte técnica. De hecho, las grandes empresas tienen departamentos que se dedican a ello o contratan servicios específicos a empresas especializadas y van adaptando la ambientación musical a los diferentes momentos del año, los días de la semana y las horas del día para conseguir las sensaciones más adecuadas.

La intención de este post era la de aportar una serie de claves para conocer mejor el proceso de diseño de la ambientación musical para una tienda y la de ayudar a los gestores de una tienda a mejorarla en sus locales o, como mínimo, que puedan evaluar el acierto o desacierto de su selección actual.

Y para cerrar un post tan musical, no se me ocurre mejor manera que incluir el teaser de la serie “This is Opera”, cuya grabación ha dado pie a este artículo, mientras esperamos a su estreno en Marzo y al capítulo en el que se habla de ambientación musical, que se estrenará después del verano.

 Queda demostrado el papel que juega la música a la hora de la compra. Servimusic te puede ayudar y solucionar el problema de la ambientación musical gracias a Servimusic Studio, que te ofrece la posibilidad de:

1.- Clasificación musical, de imágenes y efectos muy variada que permite reproducir distintas listas en función del tipo de negocio, creando diversidad de ambientes y sensaciones al cliente.Nuestra selección y programación musical está diseñada por DJ’s profesionales, teniendo en cuenta los factores y las particularidades de cada sector y tipo de público. Todo ello hace que obtengamos un resultado favorable a la potenciación y calidad de la venta. Música a la medida del estilo de la marca, de la época del año, del momento o franja horaria, etc.

2.- Emisión de publicidad del propio establecimiento. Posibilidad de inclusión de publicidad tanto de los productos como del establecimientoa través de:

  • Cuñas de Audio programables.
  • Imágenes.
  • Textos por pantalla.

Si necesitas más información puedes ponerte en contacto con Servimusic a través de:

  • email: info@servimusic.com
  • WhatsApp: 692 212 986
  • o si lo prefieres te llamamos nosotros:para eso, pincha aquí.

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestMeneameFlipboardPrint Compartir

Escribir un comentario