Noticias, Redes Sociales

MySpace o el caso del trono perdido

MySpace o el caso del trono perdido

Un año ha necesitado MySpace para cambiar de cara. Durante el CES del 2012, Justin Timberlake, uno de sus máximos accionistas, explicó que sería lo más parecido a una televisión online, pero adaptada a móviles y tabletas. Llegaría, según su presentación, de la mano de Panasonic. La última vez que declararon usuarios activos fue en diciembre de 2011, en pleno declive, con 30 millones. Muy lejos de los mil millones de los que hoy presume Facebook.

Parece que esa era la idea inicial para dejar atrás los tiempos en que Rupert Murdoch se hizo con el servicio de moda para dejarlo estancado, pero poco tiene que ver con lo estrenado hoy. En enero 2011 lo puso en venta tras haber desembolsado 437 millones de euros. En España despidió a parte de la plantilla. Los que se salvaron se integraron dentro de Fox.

El nuevo MySpace, de hecho el dominio es new.myspace.com, se centra en la música, pero quizá no tan alternativa como cuando los Arctic Monkeys irrumpieron gracias a la viralidad del servicio. De hecho, pocos artistas son tan pop como Justin Timberlake, ahora reconvertido en actor y hombre de negocios. Ataviado con un elegante terno, estrena un single que se llama como su atuendo: Suit and tie.

Destaca por aprovechar al máximo el tamaño del monitor, con vídeos en alta definición y botones limpios. En la esquina superior izquierda está la foto del usuarios y el acceso a las canciones, vídeos, remezclas y fotos guardadas como favoritas. El faldón inferior se reserva para los botones para manejar la música.

Este es un claro ejemplo de un gigante que creía poder aprovecharse del boom creado y vivir del éxito cosechado. Si una empresa tan grande como MySpace no supo renovarse y perder una importantísima suma de clientes que ni la publicidad pudo recuperar, imaginemos que puede ocurrir con nuestros negocios si pensamos que ya hemos tocado techo. Nunca podemos pensar que ya lo hemos hecho todo, siempre habrá alguna promoción, algún nuevo servicio que atraigan nuevos clientes, y lo más importante, fidelizar a nuestros consumidores para no perderles.
FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestMeneameFlipboardPrint Compartir

Escribir un comentario